ÚLTIMA HORA

ADS

Chamba Juvenil

Calendario escolar

Tuesday

¡Desgarrador! Docente trujillana se quiebra en llanto al mencionar su situación económica


¡Desgarrador! Docente trujillana se quiebra en llanto al mencionar su situación económica

.
En estos años de gobierno Madurista, los docentes han sido salvajemente golpeados por la crisis salarial, al denigrarlos con sueldos que no les alcanza para vivir dignamente
.
Esta es la historia de Sonia Quintero, Licenciada en Educación Integral, ejerciendo la docencia en la Unidad Educativa "Agua Clara" del municipio Valera, madre soltera de un niño de tres años que viven en una habitación alquilada y que con su profesión no puede mantener a su hijo
.
"Lo que yo gano de mi trabajo solo me alcanza para una harina, kilo de queso y mantequilla" narró la desesperada mujer
.
🔊Así como Quintero, se encuentran el 90% de los docentes Trujillanos, ganando al mes de su empleo para comer cinco días, el resto, debe pasar penurias, mendigando y ayudándose en otros oficios.

Para muchos, desconocen la realidad de un docente. Los profesionales de la educación son los únicos empleados que se llevan a sus casas sus trabajos, ya que deben:
📣 Planificación las clases
📣 Corregir evaluaciones
📣 Diseñar estrategias educativas
📣 Implementar tareas escolares
Todo esto, cumpliendo las horas en las escuelas sumando a las llamadas "charlas educativas" dejando sin tiempo para hacer otros oficios, y en muchos casos, descuidando a sus propios hijos y familia
.
La docencia trujillana está por el piso, miles de docentes se han ido del país en busca de oportunidades, mientras los que todavía están en aulas, trabajan con las uñas y con amor a la educación, sabiendo que el estado se burla de ellos por considerarlos un peso a la administración pública, sin saber que la educación es la base fundamental de la república

Post a Comment

DEJA TU COMENTARIO

 
Politicas de privacidad || Sitemap
Copyright © 2019 Gremio Docente. Administrativos, obreros. Rrh mppe, mppu, donloa, descargar, seguros, hcm
Creado por Henrry Jimenez.