Estar cerca de personas que sólo reclaman agota nuestras energías

Estar cerca de personas que sólo reclaman agota nuestras energías.

Las personas que sólo se quejan pueden succionar toda su energía. ¡Esté alerta!
Los problemas son una parte natural de la vida, suceden con nosotros, nuestros amigos, entes queridos, incluso con las personas que consideramos increíblemente afortunadas.


A menudo, las personas en nuestras vidas comparten sus quejas sobre algo o alguien con nosotros. Por un lado, esto es natural, están buscando una manera de aliviar la tensión. Por otro lado, sin embargo, si convivimos en todo momento con personas que sólo reclaman, nuestras energías acaban agotándose.



Mostrar preocupación es bueno y saludable, muestra a las personas que nos importa con su felicidad. Sin embargo, necesitamos pensar en nosotros mismos, en cómo la convivencia constante con la negatividad puede perjudicarnos.

Establecer límites no es fácil. No queremos que nuestros amados nos perciban como egoístas o insensibles. Por lo tanto, para evitar los conflictos, es importante ser capaz de identificar las situaciones tóxicas, comprender cómo pueden influir nuestras vidas y lidiar con ellas de forma sabia.

Porque es vital evitar las quejas

Muchas veces, las personas que viven un patrón constante de reclamación se ven a sí mismas como víctimas de la situación, y no toman una actitud para cambiar sus vidas.
Por mucho tiempo, nos sentimos tristes por los infortunios de la otra persona, y buscamos muchas maneras de ayudarla a superar sus dificultades. Sin embargo, con el paso del tiempo percibimos que el problema no está en el resto del mundo, sino en la propia persona, en la manera como ella resuelve comportarse ante la vida.

¿Qué pasa con nosotros cuando oímos constantemente las quejas de alguien

Las personas adictas a reclamar tienen la habilidad de crear sentimientos de pena en los interlocutores, que a menudo empiezan a percibir sus problemas de esas personas como sus propios.
Esto, además de succionar una gran cantidad de energía de esas personas, cambia su actitud. De esa manera, su felicidad y realización comienza a depender de cómo sus amigos "reclamaciones" se están saliendo en la vida.

Los sentimientos como frustración, culpa y tristeza empiezan a estar presentes en la vida de esas personas, resultando en cambios hormonales en el cerebro que causan consecuencias negativas como:

-Deseo emocional

-Dificultades para resolver problemas propios

-Deterioración de la concentración

-Pensaciones negativas

¿Qué hacer para evitar las "reclamaciones"?

Estas personas no saben manejar las fases difíciles de la vida y viven en un estado constante de frustración y culpa, usando sus energías para reclamar, en lugar de buscar solucionar sus problemas. Usted puede hacer su parte para ayudarles, pero es importante tener en cuenta su propia calidad de vida.
Si se da cuenta de que sus intentos de ayudar son en vano, lo mejor que puede hacer es apartarse y concentrarse en su propio éxito.

A continuación se enumeran 4 comportamientos que nos ayudan a alejarnos de las reclamaciones:

1. Mantenga una distancia sana

Cuando usted se da cuenta de que estas personas están tratando de manipularlo con su comportamiento de víctima, elija mantener una distancia sana para no ceder a sus comportamientos tóxicos.

Si usted se niega a escuchar sus quejas constantes, se dará cuenta de que usted no está dispuesto a recibir sus energías negativas.

2. Sea franco con la persona sobre su situación

Algunas personas sólo aprenden sus lecciones a través de la sinceridad. Entonces, si usted llegó a su límite, sea franco en relación a la actitud de la otra persona, mostrando que ella tiene total responsabilidad sobre su vida y su situación actual.

Intente no absorber las cuestiones personales de esa persona para sí mismo. Todos somos responsables de nuestras propias vidas.

3. No demuestre "debilidad"

No se olvide: la mayoría de las veces, usted se ocupará de un manipulador. De esta manera, es fundamental mantenerse serio y firme en su posición.

Ciertamente usted sentirá empatía por la persona, pero mantenga el control y transfiera a ella la responsabilidad por su propia vida.

4. Defina limites

Usted tiene derecho a su espacio personal. Es usted quien define hasta donde esa persona va con sus quejas. Defina límites y no permita que su compasión lo haga perder el control.

Si es necesario, coloque un punto final en la situación. Al final, la responsabilidad de cuidar de su salud emocional y mental es sólo suya.

Usted tiene alguna persona que se queja en su vida? ¡No permita ser afectado por su negatividad! ¡Siga los pasos arriba y cuide su calidad de vida! fraseología

No comments:

Post a Comment

DEJA TU COMENTARIO