De todo lo visto en primaria y secundaria, ¿qué es lo más importante que se debe saber?

 No soy partidario de dividir el conocimiento entre “lo importante y lo accesorio”. Todo conocimiento es importante y el conocimiento en la educación no debe estar encaminado a un supuesto fin práctico.

Voy a poner algunos ejemplos:

  1. Para un mecánico que estudió hace años conocer el funcionamiento de motor atmosférico y la química de los combustibles podría parecer más importante que saber cómo funciona el sistema eléctrico de un vehículo. Sin embargo el futuro se encamina a una supresión de ese tipo de motores y a la mayor importancia a lo eléctrico y electrónico. Al estudiante de mecánica que puso más interés en lo que, entonces, no parecía importante le será de gran ayuda.
  2. Para la mayoría de la gente y los gestores de la educación, las asignaturas artísticas o las letras son “menos importantes” que las ciencias en el mundo actual. Sin embargo, incluso con un planteamiento profundamente materialista y comercial son esenciales. Cuando uno diseña un producto tiene que venderlo. Para ello necesitará de las artes audiovisuales, un buen anuncio, con música, que debe transmitir en segundos las mejores cualidades del producto. Así mismo debe seleccionar la mejor forma de comunicar las cualidades de su producto. Todo eso tiene que ver con las asignaturas o conocimientos consideradas de manera tradicional “menos importantes”.


Como prueba solo hay que ver una presentación de productos de una compañía como Apple y una charla de la presidente del Banco de Santander. En la presentación de Apple el diseño, la dramática, la música son esenciales para captar el interés por el producto. En la charla de la banquera todo es verborrea aburrida y sin expresión gestual, monótona, carente de musicalidad.

Por eso muchos sistemas educativos están recuperando esos “conocimientos poco importantes” como esenciales para la comunicación de ideas.

En definitiva, no solo el conocimiento es necesario, sino saber comunicarlo. Por eso hay materias o contenidos o conocimientos, que parecen “no importantes” y finalmente lo son.