FVM EN LA LUCHA. Posición de la Federación Venezolana de Maestros ante el Llamado a clases de iniciar las actividades de manera presencial

FVM EN LA LUCHA. Posición de la Federación Venezolana de Maestros ante el Llamado a clases de iniciar las actividades de manera presencial
FEDERACION VENEZOLANA DE MAESTROS
LLAMADO A LAS ACTIVIDADES PRESENCIALES TERCER LAPSO AÑO ESCOLAR 2020 – 2021
Caracas, 06 de Marzo 2021
La Federación Venezolana de Maestros y sus 27 sindicatos filiales, fijan posición, en relación con el irresponsable llamado al inicio de actividades presenciales del tercer lapso o momento del año escolar 2020-2021 por parte del Ejecutivo Nacional, representados por el Ciudadano Nicolás Maduro y el profesor Aristóbulo Isturiz, y sus ya acostumbradas improvisaciones y desaciertos, en franca violación al derecho a la vida de estudiantes, educadores, padres, representantes, trabajadores administrativos y obreros.
No es aceptable el regreso a las actividades presenciales, ni bajo ninguna modalidad, mientras no se creen las condiciones indispensables como: salario digno, ambiente sano (bioseguridad), servicios y transporte, (incluido acceso a Internet) e insumos (equipos y material didáctico), entre otras cosas indispensables para una educación de calidad.

La UNESCO ante las posibilidades, restricciones y necesidades a enfrentar en cada país en América Latina en el proceso del regreso a las clases presenciales, considera cinco dimensiones:

1. Escuelas seguras (infraestructura escolar, acceso al agua y saneamiento);
2. Recursos humanos (directores y docentes);
3. Acceso a TIC y conectividad,
4. Financiamiento de la educación y
5. Información y planificación.

En Venezuela el Estado, no tiene capacidad para dar respuesta a la crisis sanitaria de vieja data, profundizada con la pandemia de COVID-19, mucho menos para cumplir estas dimensiones. En primer lugar no se cuenta con servicios públicos eficientes para ofrecer a la población, agua potabilizada, electricidad, transporte, alimentación salud, menos servicios de comunicación a través de internet, ni recursos tecnológicos como computadoras, tabletas, teléfonos inteligentes para que el programa propuesto a distancia llegue a todos los hogares, en consecuencia, las propuestas hechas hasta ahora son discriminatorias, porque solo tienen acceso a él, quienes cuenten con recursos económicos para subsidiar eventualmente un plan de datos a través de las operadoras telefónicas privadas. Ahora llaman a las actividades presenciales sin ningún criterio valedero a considerar, cuando las cifras de contaminados por COVID-19 aun son altas y aparecen nuevas mutaciones del virus. lo cual complica más la situación pandémica. Las propuestas que promueve el Ejecutivo Nacional en materia educativa, están cargadas de improvisación y una exagerada dosis de falsedad para aparentar normalidad.
Prueba de ello ha sido el manejo de los llamados a clases en Febrero Marzo y ahora en Abril: online, virtual, a distancia y ahora semi presencial, todos sin ningún criterio científico riguroso y sin análisis profundo de la realidad de las condiciones del país.

Agravado en la idea de que un conjunto de factores políticos, socio-económicos y éticos están incidiendo de manera directa en la profundización de la crisis de la educación en Venezuela.
En nuestro país, no hay garantías para que se produzca una Educación Publica, Gratuita y de calidad, al no remunerarse debidamente el trabajo, acondicionar y desinfectar las escuelas, establecer un plan de vacunación a todos los involucrados en el hecho educativo, capacitar al personal en el cumplimiento de las normas de bioseguridad y su uso correcto, así como también el personal responsable de hacerlas cumplir y crear las condiciones necesarias para un regreso a clases seguro y sin ningún tipo de riesgo para la salud. Ante esta situación el Estado, pone en evidencia la indiferencia permanente que ha tenido el régimen con la educación, lo que impacta de manera directa la efectividad gerencial del sistema educativo, situación que se profundiza con el COVID Y SUS MUTACIONES, razón por la que exhortamos a nuestros afiliados a no aceptar trabajar en condiciones indignas con poca seguridad, ni bajo amenaza alguna.

Ratificamos que el derecho a la educación es una responsabilidad del estado Venezolano, el cual debe garantizar las condiciones indispensables en las instituciones educativas, para una educación de calidad. Asumiendo que cuanto más se demora el retorno a las clases presenciales, más crece la exclusión e incrementan las desigualdades.

Llamamos al magisterio activarse y coordinar esfuerzos con trabajadores del sector educativo y de todos los trabajadores de la administración pública a fin de unificar acciones para recobrar el valor del trabajo y en defensa del salario, de los derechos laborales, el trabajo decente y la educación de calidad.
La Federación Venezolana de Maestros y sus sindicatos filiales fiel a su tradición durante 89 años de lucha, se mantienen en pie de lucha y, exhortan a toda la sociedad civil venezolana, a los educadores, padres y representantes a unirnos para exigir educación de calidad para nuestros hijos, para nuestros estudiantes, y calidad de vida para nuestros maestros, siguiendo los indicadores internacionales para hacer respetar el derecho a la vida y a una educación digna y de calidad para todos.


EL COMITE DIRECTVO NACIONAL